Make your own free website on Tripod.com

QUEMADURAS

En la quemadura se afecta la superficie de la piel (epidermis) y también, pueden dañarse los tejidos profundos (musculos y huesos)

Las quemaduras son lesiones de la piel, de sus anexos y hasta de los músculos y tendones del organismo. Estas son producidas por agentes físicos y químicos en sus diversas formas. En su mayoría pueden ser originadas por fuego, rayos del sol, sustancias químicas, líquidos u objetos calientes, vapor, electricidad y aún por otros factores. Las quemaduras pueden generar desde problemas médicos leves hasta los que ponen en riesgo la vida, según la extensión y profundidad de la quemadura. Los primeros auxilios varían de acuerdo con la severidad de la quemadura, su localización y fuente de lesión.

 



DESCRIPCIÓN

Las quemaduras se definen como la lesión de los tejidos producida por contacto térmico, químico o físico, que ocasiona destrucción celular, edema (inflamación) y pérdida de líquidos por destrucción de los vasos sanguíneos (las quemaduras en la mayoría de las ocasiones producen una salida de líquido transparente parecido al agua).

Diferenciar las quemaduras leves de las graves, requiere de valorar el grado de daño de los tejidos del cuerpo. Las tres categorías e ilustraciones siguientes ayudarán a formar un criterio.

Durante la curación espontánea de las heridas producidas por quemaduras, los tejidos muertos se desprenden a medida que la piel nueva empieza a cubrir la zona afectada.

  • En las quemaduras de primer grado o superficiales la regeneración se produce a partir de los elementos de la primera capa de la piel "la epidermis" (folículos pilosos y glándulas sudoríparas) que no han resultado afectados; la cicatriz que se produce es discreta, a menos que ocurra una infección.
  • En las quemaduras profundas (segundo y tercer grado) como existe destrucción de la epidermis y de la dermis (primera y segunda capa de la piel), el proceso de cicatrización se inicia a partir de los bordes de la herida, que se tratarán de unir. El proceso es lento y se forma una cantidad excesiva de tejido lo que hace que estas se conviertan en cicatrices deformantes.

Clasificacion de las quemaduras por profundidad

Primer grado: menores
Es difícil juzgar la profundidad de la lesión. Por lo general sólo abarcan la capa externa de la piel (epidermis). Son consideradas como las quemaduras menos graves. Es común que la piel esté enrojecida o gris y puede haber dolor e hinchazón. Su principal característica es que no se quema la epidermis en todo su espesor. A menos que estas quemaduras abarquen porciones importantes de las manos, pies, cara, ingle, glúteos, o una articulación grande, pueden ser tratadas en base a los autocuidados que se enumeran posteriormente. Las quemaduras causadas por sustancias químicas pueden requerir de manejo médico adicional.


Segundo grado: moderadas  

Se considera una quemadura de segundo grado, cuando se queman la capa externa de la piel en todo su espesor (epidermis) y la capa superficial de la que está inmediatamente por debajo de ella (dermis). Se forman ampollas y la piel adquiere un color rojo intenso, tornándose manchada.

Ello se acompaña de hinchazón y dolor muy intenso. Además se llegan a perder estructuras de los anexos de la piel como los pelos (folículos pilosos), glándulas de sudor (glándulas sudoríparas), glándulas de grasa (glándulas sebáceas), etc.

En caso de que una quemadura de segundo grado se limite a un área no mayor de 5 a 7 centímetros de diámetro, use los remedios caseros que se citan a continuación. Busque la atención médica urgente si el área de la quemadura es mayor o corresponde a las manos, cara, ingle, glúteos o una articulación grande.


Tercer grado: severas  

Son las quemaduras más graves y abarcan todas las capas de la piel (epidermis y dermis) en todo su espesor. También suelen afectar el tejido adiposo (grasa), nervios, músculos e incluso huesos. Es frecuente observar áreas carbonizadas, de color negro o deshidratadas, de aspecto blanquecino. Asimismo, es factible que se acompañen de dolor intenso principalmente alrededor de la quemadura o ausencia de dolor si el daño a los nervios es considerable. Deben tomarse medidas inmediatas en todos los casos de quemaduras de tercer grado.

La quemadura de las vías aéreas o quemadura por inhalación de gases calientes, humo o vapor, también se clasifican por grados. Debido a que la inflamación de la boca y/o garganta puede obstruir la respiración, llame de inmediato a su médico o servicios de emergencia.



CONSIDERACIONES

  • Las causas más frecuentes de quemaduras graves siguen siendo el contacto accidental con líquidos calientes y el fuego directo.
  • Los niños son los más afectados, proporcionalmente las quemaduras en los niños son más graves y sus consecuencias pueden generar modificaciones serias en su calidad de vida posterior.
  • Las consecuencias inmediatas de las quemaduras son el dolor, la deshidratación y en ocasiones, falla en el funcionamiento de algunos órganos o hasta la muerte.
  • Jamás toque a una persona de la que sospeche está electrocutada, existe el riesgo de continúe en contacto con la fuente de electricidad.
  • Los niños y los ancianos se encuentran en desventaja para reaccionar ante una posible fuente de calor.
  • Consulte a un médico, no menosprecie la gravedad de una quemadura por su extensión.
  • Cuando se manejan sustancias químicas, conviene ponerse ropa y anteojos protectores.
  • Busque la información acerca de los productos químicos que utilice.
  • En el trabajo, lea las hojas de datos sobre seguridad de materiales o llame por teléfono al centro de control de intoxicaciones que aparece en su directorio telefónico para obtener más información a cerca de las sustancias empleadas.


CAUSAS

Luz solar: Exposición prolongada a los rayos solares, en ocasiones aún con protectores solares.

Líquidos: Los líquidos a temperaturas elevadas se distribuyen rápidamente por toda la superficie, ocupa los pequeños espacios y se puede filtrar por las vías respiratorias. Más aún los líquidos grasosos pueden tener una mayor adherencia que los líquidos claros.

Vapores y Gases: Producto de la combustión de distintos elementos, la exposición aguda puede producir quemaduras en las superficies expuestas, vías aéreas, nariz, garganta, bronquios.

Fuego directo: El contacto directo con el fuego puede llegar a producir quemaduras de tercer grado, con mucha mayor facilidad

Sustancias químicas: Son aquellas causadas por sustancias cáusticas, ácidas o alcalinas. Si el agente causal es alcalino, no lo moje, debido a que húmedo puede causar quemaduras.

Electricidad: Las quemaduras eléctricas son causadas por el choque eléctrico, La corriente eléctrica de uso domiciliario o industrial, puede producir lesiones internas, además de las quemaduras, ya que al tener contacto con el cuerpo viaja a través de él generando además, lesiones de entrada y salida. Debido a que el corazón funciona con pequeños estímulos eléctricos, aún pequeñas cantidades de electricidad durante un período suficiente, pueden modificar el latido cardiaco y causar un paro cardiaco y respiratorio.

Es necesario recordar que el agua puede conducir la electricidad, por lo que no es necesario "tocar un cable" para sufrir quemaduras serias.



SIGNOS Y SÍNTOMAS

Signos y síntomas que pueden acompañar a las quemaduras:
  • Enrojecimiento de la piel.
  • Inflamación.
  • Pérdida de los vellos de la piel.
  • Dolor.
  • Ardor.
  • La quemadura solar puede causar dolor de cabeza, fiebre y fatiga.
  • Ampollas (quemaduras de segundo grado).
  • Piel blanquecina (quemaduras de tercer grado).
  • Piel carbonizada o ennegrecida (quemaduras de tercer grado)
  • Choque.


LLAMANDO AL MÉDICO

Para requerir atención médica, usted debe reconocer el grado y extensión de la quemadura (ver descripción), por lo general solo las quemaduras muy ligeras serán tratadas en casa, se recomienda siempre acudir al médico para que valore el tratamiento de la quemaduras así como las medidas complementarias (vacunación antitetánica, antibióticos, analgésicos, etc.)

Siempre tenga a la mano el teléfono de su médico


TRATAMIENTO

AUTOCUIDADOS

Solo para quemaduras menores:
Cuando se trate de quemaduras leves, incluyendo las de segundo grado limitadas a un área menor de 5 a 7 centímetros de diámetro, emprenda las acciones siguientes:

  • Enfríe el área quemada. Coloque dicha área bajo la corriente de agua fría durante 15 minutos. Si esto resulta impráctico, sumérjala en agua fría o enfríela con compresas frías (no utilizar hielo). Enfriar la quemadura disminuye la hinchazón al absorber calor de la piel.
  • No se recomienda romper las ampollas
  • Rretirar los restos de piel muerta de estas mismas y limpiar con jabón y bastante agua suavemente.
  • Considere el empleo de una loción, pomada, spray o solución. Una vez que haya disminuido la sensación de calor de la quemadura, aplique lociones que contienen humectantes. En el caso de una quemadura solar, use una crema anestésica.
  • Existen algunas otras pomadas, sprays o soluciones que contienen medicamentos para controlar posibles infecciones (bactericidas), que también son muy prácticas para el tratamiento.
  • Cubra la quemadura con un apósito ligero de gasa esterilizada con suficiente pomada o vaselina para que no se adhiera. (El algodón suele ser irritante). Envuelva laxamente para no aplicar presión a la piel quemada. El apósito evita que el área quemada tenga contacto con el aire y reduce el dolor.
  • Consulte a su médico.
  • Las quemaduras leves usualmente se curan en 1 o 2 semanas sin tratamiento adicional, pero es necesario buscar signos que sugieran su posible infección (fiebre, dolor, supuración de la herida).

Advertencia: No use hielo para enfriar la herida. Aplicar directamente el hielo a una quemadura puede llevar a su congelación y agravar el daño a la piel.

Tratamiento urgente para todas las quemaduras mayores:
Es imperativo buscar tratamiento médico urgente, sin demora. Llame al número de URGENICAS de su localidad. En tanto acuden los médicos o paramédicos, realice los pasos siguientes:

  • Intente platicar con el paciente para bajar su estado de ansiedad. Verifique su respiración y presencia de pulsos
  • En quemaduras menores haga correr agua fría o fresca, no helada, por la superficie afectada, durante cuando menos 5 minutos.
  • No retire la ropa quemada, puede estar pegada a la piel, únicamente cerciórese de que la víctima ya no esté en contacto con los materiales lesionantes.
  • Cubra el área quemada tan pronto como le sea posible con gasa estéril o tela limpia, mojados con agua moderadamente fría. Use materiales delgados como gasa o sábanas.
  • No permita que rocen las superficies quemadas, cubra los dedos o articulaciones por separado

Quemaduras solares.  

Los síntomas de la quemadura solar usualmente aparecen en las horas siguientes a la exposición, e incluyen dolor, enrojecimiento, hinchazón y a veces, formación de ampollas. Es frecuente que la exposición abarque una gran área, por lo que tenga cuidado con el tratamiento.

AUTOCUIDADOS

  • Es útil el baño de tina o ducha con agua fría.
  • Si existen ampollas y se rompen, aplique un ungüento antibacteriano a las áreas afectadas
  • Tome analgésicos de venta sin receta médica.
  • Evite el uso de productos que contengan benzocaína (un analgésico), ya que suelen causar reacciones alérgicas.

PREVENSIÓN

Si planea estar al exterior, no lo haga de las 10:00 de la mañana hasta las 3:00 de la tarde, cuando es máxima la radiación ultravioleta (UV),

proveniente del sol. Cubra las áreas expuestas, use un sombrero de ala ancha y aplique una crema protectora cuyo factor de protección solar (SPF, del inglés sun protection factor), sea al menos de 15.

Protéjase los ojos. Para tal efecto, son adecuados los anteojos que bloquean el 95% de la luz UV.

Pero es posible que requiera anteojos que bloqueen el 99% de la luz UV si está expuesto durante varias horas a la luz solar, si ha sido operado de cataratas o emplea un medicamento de prescripción, que aumente su sensibilidad a la luz UV.

Atención médica. Consulte a su médico si empiezan a formarse ampollas en las áreas quemadas por el sol o presenta molestias.

Advertencia. Las quemaduras solares pueden no afectar de inmediato; pero la sobreexposición a la luz solar durante toda una vida es capaz de dañar la piel y aumentar el riesgo de padecer cáncer de la piel. Consulte a su médico si la quemadura solar es grave o surgen complicaciones inmediatas (erupción cutánea, comezón o fiebre).


Quemaduras químicas  

AUTOCUIDADOS

Verifique que se haya eliminado la causa de la quemadura. Irrigue la quemadura con agua corriente en abundancia, durante 20 minutos o más, para asegurar el retiro de las sustancias químicas. (Si el producto químico que originó la quemadura no es una sustancia en polvo, como la cal, retírela de la piel con un cepillo suave, antes de irrigar el área.)

Si el paciente sufre de shock (choque). Pida una ambulancia para su traslado, de ser posible que esta ambulancia que sea de cuidados intensivos. Quite la ropa o joyas que estén contaminadas por la sustancia que causó la quemadura. Cubra el área quemada con una gasa estéril seca (si es posible) o con una tela limpia.

Lave nuevamente el área quemada durante varios minutos más si la víctima señala que el ardor se intensificó después del primer lavado.

Atención médica. Las quemaduras químicas menores usualmente cicatrizan sin tratamiento adicional. Sin embargo, busque atención médica urgente; 1) si la sustancia quemó la capa externa de la piel en todo su espesor y la quemadura de segundo grado resultante abarca un área mayor

de 5 a 7 centímetros de diámetro, o 2) si la quemadura química afectó las manos, pies, cara, ingle, glúteos o una articulación grande. En caso de duda acerca de la toxicidad de una sustancia, llame al centro de control de intoxicaciones (LOCATEL).

Advertencia. Los productos de limpieza doméstica habituales, en particular los que contienen amoniaco o decolorantes, pueden causar daños graves a los ojos o piel, al igual que los productos químicos empleados en la jardinería. Se recomienda leer las etiquetas de los productos. En ellas encontrará instrucciones para su utilización correcta y recomendaciones de tratamiento.

Quemaduras eléctricas Toda quemadura eléctrica debe ser examinada por un médico. Aunque parezca leve, es posible que el daño se extienda a tejidos situados en capas más profundas por debajo de la piel. Pueden presentarse alteraciones del ritmo cardiaco, paro cardíaco u otros daños internos si la corriente eléctrica que cruzó el cuerpo fue de gran magnitud. La sacudida que acompaña a la lesión eléctrica en ocasiones hace que la víctima caiga al suelo o salga despedida, por lo que pueden existir fracturas u otras lesiones.


Reconozca cuando se requiere atención médica inmediata


CUIDADOS

Quemaduras Solares: No se exceda en el tiempo de exposición a radiaciones solares según su tipo de piel. Recuerde que el momento más dañino está entre los horarios de 12:00 a 15:00 hrs. durante el día.

Protéjase siempre con lociones o cremas con filtro solar, se recomiendan factores de protección apartir del número 7.

Quemaduras Químicas: Mantenga siempre cuidado cualquier substancia química alejada de los niños. Almacene y selle los envases que puedan ser peligrosos en relación a las quemaduras.

Quemaduras Físicas: Tenga siempre cuidado con el fuego ( estufa, encendedor, cerillos, etc.), agua caliente, y/o objetos que esten a altas temperaturas.


Volver a Página anterior