Make your own free website on Tripod.com

TRAUMA ELECTRICO

ELECTROCUCION

Llamamos electrocución a las lesiones causadas por la electricidad industrial (en nuestro medio también por la corriente doméstica). Así mismo al fenómeno producido por el paso de la corriente eléctrica (monopolar) en el organismo.

La energía eléctrica, sea natural como el rayo o producida artificialmente en forma de corriente, puede ser nociva para el hombre.

La electricidad industrial tendrá acción patógena en función de varios factores: tipo de corriente, intensidad, voltaje, tiempo de acción, trayecto corporal, estado de aislamiento del sujeto, etc.

La corriente contínua determina la electrólisis de los componentes celulares y, subsiguientemente necrosis celular; también es excitante de la contracción muscular.

La corriente alternada no produce electrolisis, pero genera calor, que es causa de necrosis en el punto de aplicación y hasta profundamente. Tiene efecto tetanizante para los músculos, lo que la torna peligrosa, pues impide aflojar la prensión de la mano sobre el conductor. Las lesiones necróticas serán tanto más importantes cuando mayor sea la intensidad y tensión de la corriente.

Un efecto grave de que la corriente eléctrica tiende a interrumpir la conducción nerviosa; puede inhibir el paso de los estímulos rítmicos de origen bulbar que aseguran el funcionamiento respiratorio y cardíaco, motivando su paro y la muerte. De ahí el peligro del pasaje directo de la corriente por las zonas de asiento de los centros y de los nervios específicos (cabeza, cuello y tórax).

Una corriente de bajo voltaje puede ser causa de fibrilación auricular y ventricular. El aislamiento del individuo amortigua los efectos de la corriente, que, por el contrario, se exageran si la piel está húmeda.

Etiología:

Voltajes:

Efectos generales:

  1. El peligro de la corriente depende de la intensidad : I=V/R.

  2. La corriente directa es menos peligrosa.

  3. La alterna de alta frecuencia es menos peligrosa.

  4. La exposición corta menos peligrosa.

  5. Más de 30 amperios puede tener un efecto explosivo.

  6. La corriente sigue los vasos llenos de sangre.

La resistencia del organismo depende de la piel.

  1. Valor promedio 1000 - 3000 Ohm (humedad = 500).

  2. Aumenta con: callosidades, carbonización, pelos.

  3. Disminuye con perspiración, pies húmedos, vesículas.

Efectos locales:

Son causados por el "efecto joule" que es la producción de calor por la corriente a su paso a través de un conductor.

Q = K r i2 t

El efecto calórico es proporcional a:

Aplicación práctica:

El efecto térmico es mayor en los puntos de entrada y salida de la corriente.

Lesiones cutáneas de la electrocución.

Lesiones viscerales de la electrocución.

Secuelas de la electrocución.

Mecanismos de la muerte en la electrocución.

FULGURACION

Son las lesiones producidas por la descarga de condensadores eléctricos naturales o rayos.

La acción del rayo casi siempre es mortal, por determinar parálisis respiratoria y cardíaca, produciéndose además intensas quemaduras. Con frecuencia tiene lugar también a consecuencia del rayo un desplazamiento del fulgurado debido a las variaciones de presión del aire; pudiendo de esta manera sufrirse diversas lesiones traumáticas.

Patogenia:

Lesiones:

Diagnóstico Médico Legal:

  1. Causas de la muerte: por acción mecánica (caída, precipitación, lesiones contusas), por acción eléctrica propiamente dicha (por inhibición se produce paro cardiorrespiratorio), por acción térmica (coagulación de los tejidos), pr onda explosiva (provoca lesiones viscerales), por acción tóxica (en ambientes cerrados).

  2. Examen del cadáver: Lesiones de los tegumentos.

  3. Inspección del lugar del hecho: Sales de vitrificación en terreno arenoso; surcos en suelos rocosos; chamuscamiento y desgajamiento en árboles. Dañoso en edificios.

  4. Conmemorativos: Relación entre la fecha de la tormenta y la cronología de la muerte.

  5. Imantación: Imantación de objetos metálicos (alfileres), desimantación de objetos imantados (brújulas).

QUEMADURAS POR RAYOS X Y RADIUM

Radiación es la transmisión de diversas formas de energía a través del espacio. Hay dos tipos: las electromagnéticas y las corpusculares.

Las radiaciones electromagnéticas se agrupan en orden decreciente de longitud de onda, en ondas eléctricas, hertzianas, infrarrojas, visibles, ultravioletas, rayos X y rayos gamma.

Las radiaciones corpusculares resultan de la desintegración del núcleo de los elementos químicos de elevado peso atómico, fenómeno denominado radioactividad; ésta puede ser inducida artificialmente y tenemos así los isótopos radioactivos.

En Medicina Legal nos interesan los efectos de la electricidad, de los rayos lumínicos y de las radioaciones ionizantes (que es el punto a tratar).

Las radiaciones ionizantes X y las que emiten las sustancias radioactivas naturales e isótopos artificiales producen un efecto biológico característico, idéntico en todos ellos; la inducción de ionización en las células de los tejidos que atraviesan. Como consecuencia de ello se alteran las enzimas celulares y los cromosomas, pudiendo despolimerizarse los ácidos nucleicos y llegar a la muerte celular. Efecto importante es también la posibilidad de mutaciones genéticas y la acción carcinogenética.

Factores que condicionan el efecto biológico de las radiaciones.

Ante todo, el tipo de radiación referido a la longitud de onda (mayor penetración de los rayos gamma de menor longitud); también la distancia del foco, el tiempo y ritmo de exposición y la extensión irradiada.

De parte del organismo hay también diversos factores condiconantes. Los tejidos pueden dividirse en tres grados de sensibilidad:

Circunstancias de las irradiaciones.

Puden ser profesionales (extracción de minerales radioactivos, manipuleo de sustancias radioactivas, radiólogos); accidentales y terapéuticas (rayos X, radium, cobalto, etc. e isótopos artificiales).

Profesionales o radiodermitis crónicas:

Accidentales o radiodermitis agudas:

La aplicación terapéutica de la electricidad, en forma de electroshock, se acompaña en ocasiones de accidentes, como la muerte súbita por fibrilación ventricular o, con mayor frecuencia, la fractura de cuerpos vertebrales durante el acceso convulsivo.

Volver a Medicina Legal