Make your own free website on Tripod.com

ASFIXIAS MECANICAS

Concepto de Asfixia.

Etimológicamente la palabra asfixia fue creada en la época galénica para designar las muertes repentinas acompañadas de parada cardíaca. Sin embargo, su significado se ha ido modificando con el tiempo y actualmente se utiliza para indicar la dificultad o detención respiratoria; o dicho de otra manera, la supresión de los cambios respiratorios por la falta de oxígeno en los distintos niveles del intercambio gaseoso. De ahí que se haya acuñado un nuevo término, anoxia, en un sentido más amplio, o anoxemia, más restringido, para expresar que lo fundamental es el empobrecimiento gradual de la sangre en oxígeno, lo que conduce a la paralización de todas las funciones vitales y, en primer término, las del sistema nervioso y corazón que, como elementos más nobles, son los primeros que sucumben a la falta de oxígeno.

De acuerdo con esto, la palabra asfixia va siendo sustituída en el lenguaje médico por los términos anoxia y anoxemia y ha quedado limitada en su uso al lenguaje popular, o bien a expresar un conepto sintético que abarca: 1) el mecanismo fisopatológico que desencadena la anoxia; 2) la sintomatología debida a este mecanismo; 3) la muerte resultante eventualmente de este sindrome. En consecuencia, podemos definir la asfixia como un sindrome patológico, eventualmente terminado por la muerte, producido por la anoxemia e hipercapnea resultantes de la dificultad o supresión de la función respiratoria.

Las circunstancias en que se produce el sindrome asfíctico son muy variadas:

Asfixias Mecánicas.

Fácilmente se comprende que no todas las variedades de asfixia tienen el mismo interés médico legal. Las únicas que entran en el dominio de esta ciencia son aquellas que resultan de un impedimento macánico a la penetración del aire en las vías respiratorias; a condición, añade Thoinot, que este impedimento reconozca una causa fortuita y violenta. Las mismas condiciones exige Palmieri a este tipo de asfixias de interés médico legal, a las que se les llama asfixias (o anoxemias) mecánicas, a saber:

Clasificación de las asfixias mecánicas.

Las asfixias mecánicas se suelen clasificar atendiendo a la naturaleza del medio mecánico que las origina y su modo de actuar. Una claisificación aceptable a los fines médico legales es la siguiente:

A los efectos estudiaremos independientemente la ahorcadura, la estrangulación y la sumersión, mientras que reuniremos las demás bajo el epígrafe clásico de sofocación.

Lesiones generales de las asfixias.

Cada variedad de asfixia mecánica viene definida por ciertas lesiones producidas directamente por el agente lesivo desencadenante, o indirectamente por el mecanismo fisopatológico de acción del agente y que conduce a la muerte del sujeto. Estas lesiones, que constituyen el elemento básico para el diagnóstico médico legal de cada tipo de asfixia mecánica, serán estudiadas con la necesaria extensión al tratar de cada una de ellas en particular.

Junto a estas, todas las asfixias mecánicas presentan unos rasgos comunes en su anatomía patológica, como corresponde a su afinidad patogénica, que conviene exponer en una descripción de conjunto para evitar repeticiones. Adelantamos sin embargo, que el valor semiológico de estas lesiones generales es muy limitado y, en muchos casos, constituyen sólo un recuerdo histórico de puntos de vista patogénicos ya sobrepasados.

Para la descripción de las lesiones generales de las asfixias mecánicas las clasificaremos atendiendo a su localización, en externas e internas.

Lesiones Externas.

LESIONES INTERNAS.

Caracteres de la sangre:

Pulmones.

En los pulmones pueden encontrarse en la asfixia diversos cuadros anatomopatológicos que asumen un cierto interés diagnóstico:

Aparato Circulatorio.

Los fenómenos a cargo del aparato circulatorio, a los que se ha atribuído una especial significación como signos de asfixia son:

Las investigaciones recientes han reducido sensiblemente el valor de estos fenómenos. Por lo que respecta a la dilatación cardíaca derecha está muy condicionada por la flacidez postmortal de toda la musculatura y la ulterior rigidez cadavérica. En cuanto al estasis venoso es un fenómeno general e inespecífico, frecuente en las muertes rápidas anóxicas e hipóxicas, pero también en las muertes por shock, en la muerte por inhibición y en muchos otros tipos de muerte de causa natural. Luna, de la escuela médico legal granadina del profesor Villanueva, ha estudiado el comportamiento bioquímico del líquido pericárdico en función de la causa de la muerte y entre ellasm en las asfixias. De sus resultados, quizá el más significativo se refiere al considerable aumento que experimenta la lactodeshidrogenasa (LDH) en los procesos asfícticos, aumento que se realiza a expensas de todas sus izoenzimas, pero de forma más acusada de la F4.

Encéfalo.

En el encéfalo, como en el resto de las vísceras, se observa habitualmente una hiperemia venosa, más o menos intensa, pero, como acabamos de ver inespecífica. Por otra parte, en algunos tipo especiales de asfixia es lo normal encontrar una isquemia casi completa. Las meninges aparecen asimismo hiperémicas.

En el parénquima nervioso se ven hemorragias esparcidas, en número y tamaño variables. Un cuadro frecuente es el enarenado hemorrágico, que resulta de la formación de múltiples foquitos hemorrágicos esparcidos que dan al corte del parénquima un aspecto como si se hubiera espolvoreado con pimienta.

Finalmente es también posible encontrar un estado de hinchazón cerebral (edema) consecutivo a los transtornos circulatorios.

Vísceras Abdominales.

Además de la congestión visceral generalizada, muy acentuada en este territorio, son dignos de mención: